Entrevista al Director del Pacto Mundial, Marco Antonio Pérez

entrevista a la embajadora de noruega en méxicomerethe neegard (1)

Marco, muchas gracias por recibirnos para iniciar la plática ¿nos puedes dar una breve reseña de tu carrera profesional?

Claro que sí muchas gracias por la entrevista, yo soy Director en México de la red del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, llevo dos años en este cargo, es la red más grande de Responsabilidad Social Corporativa en el Mundo y su función es representar en México la iniciativa del Pacto Mundial y también representar a las empresas mexicanas en la red del Global Compact, otra función es ser vocero en México para las empresas dentro de las Naciones Unidas y viceversa.

Soy profesor universitario, mi formación es en psicología y después hice una maestría en Alta Dirección, antes de ingresar aquí, trabajé por cinco años en la Universidad Anáhuac como Director de Compromiso Social, gestionando voluntariado hicimos varias brigadas de voluntariado en: India, China, África, Perú, y Honduras; y soy columnista en algunos medios.

 

¿Qué es el Pacto Mundial?

El Pacto Mundial es el único programa de Naciones Unidas que trabaja exclusivamente para las empresas, es la red más grande a nivel global en responsabilidad social corporativa, es una red sostenibilidad empresarial, es una red de aprendizaje, es un modelo de negocios basado en principios globales, principios que no cambian con el tiempo, que se espera que sean permanentes y prósperos en el tiempo, basados en anticorrupción, derechos humanos, estándares laborales y protección al medio ambiente.

El Pacto Mundial no es un distintivo, no es un certificado, no es una métrica, no es una organización vinculante, no se piden evidencias, porque se busca que sea una práctica de buena voluntad, para que las empresas encuentren lo que el Pacto Mundial les puede aportar, y el valor agregado que les puede aportar

El Pacto Mundial ofrece varios servicios:

  1. Aprendizaje y;
  2. Vinculación, con otras empresas, con Naciones Unidas, con gobierno, una red de especialización en temas de sustentabilidad, y vinculación sectorial, vinculación local, vinculación global.

 

¿Qué se necesita para ser parte del Pacto Mundial, hay algunos requisitos?  

El principal requisito es el deseo, es una iniciativa que depende completamente de la empresa, la máxima autoridad de la empresa debe firmar una carta compromiso, para que se demuestre el compromiso de la organización, no solo de un área o de unas personas, y de esta manera quede claro que el compromiso no solo proviene de un área, sino que sea un compromiso íntegro y desde el core de la empresa, por eso debe venir una carta de intención de su director general, ésta va destinada al Secretario General de las Naciones Unidas, nosotros como oficinal local ofrecemos un formato de carta la recibimos y la enviamos a las oficinas de Naciones Unidas en Nueva York; nosotros somos el punto de vinculación.

¿La adhesión tiene un costo?

No tiene un costo, tiene once años en México y diecisiete años a nivel global a partir de 2018 habrá una cuota mandatoria, la cual no debe impedir la adhesión de alguna organización y la cantidad es voluntaria, y será proporcional al tamaño de las operaciones de las empresas, y esto se da porque a partir del lanzamiento de la Agenda 2030 en 2015, y que entró en vigor en enero de 2016, muchas empresas se empezaron a adherir por adherir buscando cumplir con los Objetivos del Desarrollo Sustentable, y no está mal, pero se ha demostrado que por eficiencia de la red, funciona mejor si hay un compromiso aunque sea pequeño.

 

¿Hay un cupo límite para un número de empresas?

No, todo lo contrario el Pacto Mundial hace el llamado a todas las empresas del mundo, a nivel global hay más de 12,000 empresas y en México más de 670 empresas, la idea es hacer la invitación a todas las empresas, sabemos que para algunas no puede ser interesante o que no va con su forma de pensar u operar, pero se hace la invitación a la mayoría de las empresas para que se adhieran.

 

¿Para aquellas empresas que no conocen mucho sobre el tema de RSC, cuál puede ser la ventaja de adherirse al Pacto Mundial?

Muchas veces piensan que por ser una iniciativa de Naciones Unidas, consideran que es algo muy elevado y primero empiezan con algún distintivo, pero la realidad es que ayuda mucho a empresas que no tienen un conocimiento previo de responsabilidad social o de sustentabilidad, porque el Pacto Mundial es una red de aprendizaje, donde buscamos dar un mensaje muy claro y global, más allá del voluntariado empresarial, asistencialismo o filantropía, y eso es muy loable y muy valioso, pero a veces esto no es un modelo estratégico para las empresas y lo ven como un gasto el obtener un distintivo y el problema es que esa práctica en algunas ocasiones no está alineado a su modelo de negocio. Nosotros invitamos a hacer un análisis de las operaciones de la empresa, lo que se conoce como un estudio de materialidad y que este análisis sea estratégico y que identifiquen como éstas directrices de sustentabilidad impactan en la estrategia de la empresa, e identificar a qué grupos de interés les es estratégico y como le está impactando, y que esto se refleje en la empresa y se integren en el modelo de negocio de la empresa y que vean a la sustentabilidad como una oportunidad de reducir riesgos en la empresa e identificar sus posibles riesgos y como mitigarlos. También los temas de la Agenda Global en la forma que ahora está estructurada les ayuda a posicionarse mejor, por eso la red tanto de México como en otros lugares y las empresas que forman parte de la red, les ayudan a para entender mejor estos temas.

 

¿Una vez que forman parte de la red, adquieren algún compromiso, deben entregar algún reporte, o avances?

Sí una vez que forman parte de la red del Pacto Mundial, reciben una serie de capacitaciones y servicios para aprovechar mejor su adhesión, no es que nosotros busquemos a la empresa, sino que nosotros damos un catálogo semanal de webminars de talleres, y también se les solicita que sean empresas activas para cumplir con la misión del Pacto Mundial, justo al aniversario de la fecha de adhesión deben entregar un comunicado de progreso, no se entrega para recibir una acreditación, sino que ofrecemos la plataforma del Global Compact, que es la red con más información en responsabilidad social a nivel mundial hay más de 80,000 informes de sostenibilidad, y motivamos para que este sea un canal de comunicación de los grupos de interés con la empresa y que a través de la plataforma oficial de Naciones Unidas sea un canal de comunicación de las empresas, recomendamos algunos estándares como por ejemplo GRI, este año publicaron nuevos estándares, pero la empresa es libre de presentar su informe como desee, incluso nosotros ofrecemos una plantilla para presentarlo ahí mismo, como sea, pero debe presentar su reporte al año de adhesión, en caso de no presentar su informe entra en un status como empresa no comunicante, allí puede permanecer un año pero después de un año sin comunicar sale de la red, porque nosotros nos aseguramos que sean participantes activos

 

¿En caso de que una empresa saliera por no entregar su reporte, puede volver a entrar?

Claro, incluso se le invita a que regresen se les invita y se espera a que vuelva a entrar.

 

¿Hay algún caso que conozcas que han tenido un beneficio al entrar al Pacto Mundial?

Sí hay varias empresas que han podido capitalizar su adhesión y los servicios del Pacto Mundial y lo han hecho de dos formas, uno es en forma interna modificando su modus operandi, por ejemplo los restaurantes Toks, han integrado “Business for peace” “Empresas para la Paz” de Naciones Unidas, al incluir un violentometro al tener cero tolerancia en alguna forma de violencia desde una falta de respeto hasta bullying o acoso sexual y también al integrar a sus trabajadores si tienen algún historial penitenciario y de esa forma crear paz dentro de la empresa, y eso genera un ambiente de solidaridad, también en el caso de Femsa han integrado prácticas de sustentabilidad. Y en el segundo caso de forma externa, por ejemplo algunos despachos jurídicos se han adherido al Pacto Mundial porque alguna firma internacional les ha solicitado alinearse y lo saben porque lo verifican en la plataforma internacional.

 

¿Hay alguna restricción para algún sector para formar parte del Pacto Mundial?

No hay, es para todos los sectores, siempre y cuando la empresa sea lícita, muchas veces nos preguntan si el ramo del alcohol se puede adherir y les decimos que sí, porque la empresa es lícita y tiene todo el derecho a formar parte de la red.

 

 

Lo que logro entender es que es un modelo muy flexible

Así es, es muy flexible porque al ser un invitación tan ambiciosa es flexible para todas las empresas y sectores del mundo, consideramos que el Pacto Mundial es un traje a la medida porque al ser una iniciativa global tiene presencia en más de 180 países hay una oficina como la que yo dirijo aquí, y todas las oficinas manejan los mismos principios de sustentabilidad y las contextualiza a sus realidades locales. México es el país número 4 con más empresas adheridas al Pacto Mundial y va a ser muy diferente como una empresa multinacional, una empresa pública, una empresa de servicios o de transformación, una pyme, o una familiar lo va alineado, por eso es nuestra flexibilidad.

 

¿Hace poco fuiste coautor al publicar un capítulo en un libro, nos podrías platicar de ello?

Nos invitaron a participar uno de nuestros miembros Bank of America Merrill Lynch para escribir sobre el voluntariado bancario y justo escribí un capítulo El voluntariado corporativo hacia el desarrollo en donde en una forma provocativa cuestiono mucho el rol del voluntariado dentro de la empresa de una forma pro activa, no en un sentido crítico, para asegurarnos que el voluntariado, es como lo reflexionamos en las primeras preguntas, que no solo sea invitar por parte de las empresas, ya que pueda ser hasta tóxico como placebo, y que la empresa diga “ya cumplí” se puede cumplir de muchas formas, que bueno que exista el voluntariado y que apoya a la comunidad, y es importante que esté impactando a sus grupos de interés, que realmente esté alineado en su modelo de gestión, y que si la empresa apoya una guardería que está dentro de su comunidad y que ayuda a sus trabajadores la siga apoyando y no retire su compromiso, que se comprometa con sus grupos de interés. También está alineado a las nuevas metas del desarrollo 2015 – 2030 que presentan una agenda global de desarrollo, también llaman a metas explícitas a las empresas para lograrlo a través del voluntariado, a través de sus prácticas de gestión. Cambiar el concepto de cubrir horas de voluntariado por hacerlo de manera consciente y también como persona, salir a otro lugar es muy loable y enriquecedor pero también es posible hacerlo al día día.

 

¿En tu experiencia de psicólogo y en voluntariado, cuál consideras qué es la motivación para realizar un voluntariado?

Es muy diversa, pero por lo regular es una forma de reparar o contribuir con algo que no estás de acuerdo, muchas veces el voluntariado está acompañado de cierta crítica social en el sentido de una insatisfacción a una realidad y que la puedes modificar, volviendo al capítulo del libro lo puedes hacer incluyéndote en una realidad alterna a la tuya, es muy valioso, pero es mucho más valioso si lo haces en tu propia realidad porque el impacto es mayor, porque es tu realidad cotidiana al igual que la de una empresa.

 

Finalmente deseas agregar algún punto hacia nuestros lectores

Mi mensaje final es hacer una invitación en dos rubros, ya que me lo permites y lo agradezco, la primera es que miren hacia esta Agenda de Desarrollo, estos objetivos de Desarrollo Sostenible, que no solo se vea como una agenda de política internacional sino que lo vea como unas metas de desarrollo que pueden ser alineadas a la empresa, una empresa por más que sea lucrativa y que no esté alineada a estos principios, también puede formar parte.

Y en segundo extender la invitación a todas las empresas ya sea una pyme o alguna que haya tenido algún asunto ambiental o con la comunidad también les es útil, aquí no estamos para juzgar sino para aprender juntos.